Hola. Soy Evangelina, el nombre lo puso mi abuela. Nací en Avellaneda, Buenos Aires en 1977 año de la serpiente, concepción del dragón.


Tuve una infancia poco común, lo que me permitió mantener contacto desde chica con la lectura, la escritura, la música y la ilustración; el arte en casi todas sus expresiones.

Mi adolescencia estuvo llena de cosas que ahora mismo no alcanzaría a contarte. Resumiendo, siempre estuve en movimiento.


Por esas cosas, en 1997 me llamaron para hacer un reemplazo de mensajería en una agencia de publicidad. Me echaron. Ese día descubrí que haría de la publicidad carrera y profesión. La estudié donde años después también dictaría clases. Me gusta la experiencia de enseñar, es ahí donde más aprendo. Por eso es que mi labor docente continúa hoy en otras universidades. 


Siempre me gustó la gente. Será por eso que en la década del 90 ya había empezado a hacer mis propios eventos, fiestas, intervenciones, performances y happenings en lugares un poco insólitos, como aquella antigua concesionaria de automóviles que, en 2004, nos permitió crear junto a mis amigos, el primer festival Dadaísta en Buenos Aires. Dadá Festival le pusimos. Me hubiese encantado que vinieras.


Entre el año 2000 y 2010 me dediqué a trabajar en el departamento creativo de distintas agencias de publicidad para marcas de todo el mundo y, como me gustan los desafíos, dediqué un año a la industria de la moda.

El mundo publicitario me dejó algunos premios y estoy agradecida por eso. Sin embargo, es la experiencia durante esos años lo que más aprecio de entonces.


En 2007 abrí mi propio estudio en el que hoy sigo trabajando y que me ha dado grandes gratificaciones por tratarse de un lugar formado por amigos, colegas y clientes de mi absoluta confianza, con una capacidad y cualidades increíbles.


Ahí me dedico a hacer publicidad en formatos no convencionales con el propósito de crear valor para la comunidad, que es lo que me gusta.


En mis horas libres escribo ficción, poesía y textos académicos para mis estudiantes,  mis colegas y todos aquellos que gusten de las historias.


Practico vagamente el ukulele y a veces se me ocurre alguna canción y la anoto o interpreto las de mis amigos y artistas favoritos.

Me gusta dar paseos, contemplar el mundo y ser parte de él.

Mi intención es compartir lo que hago para ayudar a otras personas a través de mi obra y a emprendedores compartiendo mi experiencia en la comunicación visual y escrita; creo que una buena idea para mejorar el lugar que habitamos es empezar por uno y es por eso que decidí mostrarte quién soy y contarte lo que hago.


Si esto te inspiró, ya estás haciéndome un gran regalo.


Gracias por estar ahí. Y ahora sí, te invito a navegar mi web y espero que te guste tanto como a mí.



Con amor,

Eva